Aquí y allá

                                                                                       .

es la única ropa limpia
la que dejo para lo último
la peor que tengo
la que sólo uso para andar de entrecasa
pero acá estoy en una esquina de Adrogué
con esta remera arrugada que me queda chica
y unas bermudas viejas que me quedan chicas
pienso en toda esa ropa que regalé
la doné a gente muy necesitada
quise deshacerme del pasado
y un amigo dijo que estaba
mandando ropa al Chaco
a una comunidad aborigen
también pienso que hace siglos
fueron obligados a vestirse
no sospeché que yo también sería pobre
ni que engordaría (porque es sabido que
la pobreza engorda) y la poca ropa
que había guardado comenzaría a romperse
y a quedarme chica
pero acá estoy en esta esquina de Adrogue
mirando a un perro que se acuesta
entre las plantas de un cantero
completamente desnudo
y a un pájaro sobre el cableado eléctrico
cantando desnudo
y hace mucho calor
como en el impenetrable chaqueño
y ahora sospecho que me falta poco
—tal vez un año más—
para que mi vida sea liviana y simple
y nada separe mi piel de la naturaleza


Mauricio Escribano 

Imagen Carolina Luengo

















                                                                                       .




2 comentarios: