Al borde del mundo

                                                                                                                         .

el verano ya era inmóvil
toxicómano
con su rostro de alcanfor
aspiraba flores rojas
tras un silencio de cigarras

la calle nacía de mí
quién sabe hacia dónde
y una nube daba pasos
de agua baja

sólo la voz dulce de un ángel
acampaba en la hierba
o eran novios diciéndose membrillos
en los labios

esa noche fui ofuscado 
por mosquitos muy llorones 
y así me dormí en el aire
yendo a ser pájaro


Mauricio Escribano 

















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario