Pájaros extraños

                                                                                              .


Será la noche y su inclemencia
que sólo quiero abrazarte
cuando mi corazón arde 
como un papelito
y apoyo mi mentón sobre tu sien
para que sientas las palabras 
que nunca te dije. 
Dios me castiga por las noches. 
Entonces planeo darte una vida mejor
traerte jazmines por ejemplo. 
Las noches me son gratas aunque duelan. 
Porque cuando el día llega 
mi mente se llena de mí
y el cuerpo me duele de mí. 
Todo empieza y termina como siempre. 
Vuelve la noche
con su memoria triste
vos estás dormida
tras un muro de alas azules
y mi corazón sin hacer ruido
sólo quiere consolarte.


Mauricio Escribano 

Imagen Albano 

















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario