La obra secreta

                                                                                      .

Viejos pies
en tristísima marcha
somos una línea
que empezó en alguna parte.
Dicen que venimos del agua
que trepamos a la tierra
como larvas amarillas.
Que así fuimos
creciendo sin pudor
hasta crear al Dios
de la vergüenza.
La verdad nunca sobrevive.
Quizás fuimos estrellas salvajes
en la noche intacta.
Dioses que al disfrazarse
perdieron la memoria.


Mauricio Escribano 

Imagen P. Correia

















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario