Bermellon

                                                                                      .

En el jardín de terciopelo y en la huerta. 
Donde aún brillan las joyas del rocío.
Sólo el rosal y las verduras hablan 
con Dios bajo este cielo turbio.

Trabajé duro. Arranqué piedras enormes 
de la tierra. Canté con mis manos
de espaldas a un ángel que me odiaba.
Vi crecer otras manos junto a las mías.
Fui la sombra de ese ángel y la piedra 
que arrancaba.

Te cuento esto. Porque toda labor terminó 
causando una abertura. Por donde vi pasar 
la muerte y sin embargo. En la misa
de la muerte hallé la vida.


Mauricio Escribano 

Imagen K.P






















                                                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario