La marca del silencio

                                                                                      .


creo que me hundo en tu alma
cada vez que me tapo hasta el cuello
con sábanas viejas
y doy brazadas para no extinguirme 
en el mar de un sueño
que ya sólo es agua dormida

entonces dejás bajo mi nuca
otra noche incalculable
porque tenes esa costumbre 
de dolerme despacito
mientras me saludas desde 
los rincones más oscuros
como si mi nombre fuera poco
para tanto abismo



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                      .



No hay comentarios:

Publicar un comentario