Esa manera de llover hasta el olvido

                                                                                                                                    .

Ni mi aliento quedó en pie. Dicen
que la sangre se me llenó de algas.
Que no hubo fiebre. Que de mi boca
escapó el último poema, desnudo
de adjetivos. Fue rápido. Dicen
que por momentos, hablaba solo.
Que en el viento escuchaba tu voz.
Que me arrojé desde una cúpula
de hierro, en lo más alto del amor.
Cuentan, que se me partió el corazón,
mucho antes de echarte de menos.


Mauricio Escribano 

Imagen Sotiris Lamprou
















                                                                                              .



No hay comentarios:

Publicar un comentario