Replay

                                                                                          .
En aquellas horas mirando profundo
dentro de tu cuerpo descubrí la escritura
del fuego. Si no me falla la memoria
un niño volvía de enterrar una paloma
en tu cintura. Eran tiempos de mirarte.
Ya en la calle tu imagen hería mis ojos.
Hacia transbordo. De la boca del metro
iba tras de ti a gastar mi silueta en los trenes.
Seguía una nube. Me gustaba el color beige.
La risa apócrifa de Dios que no estaba en los libros
sino en la ingravidez de tus labios. Esa rara
sensación de olvidarme mis miedos (de toda
y cada circunstancia que no fuera mirarte)
Y a la distancia encajar muy dentro tuyo
hasta verme a mí mismo delante del mar.


Mauricio Escribano

Imagen Radoslaw Pujan 









                                                                                                             .




No hay comentarios:

Publicar un comentario