Ben-decir

                                                                                          .
De qué me sirvió
seguir razonando el fin del amor
si la razón era solo un lamento.

Digo que mejor
me hubiera ido llorando sin fin
hasta extinguir las cenizas.


Mauricio Escribano


















                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario