Al final

                                                                                         .
Únicamente puedo mirar el devenir
al borde de un acantilado, cuando
nada pide el delirio de tu cuerpo.                                 

Sabiendo que jamás estarás como ahora,
muriéndote conmigo, dormida como se
duerme la lluvia en la hortaliza.

Devorados los caminos de tu espalda,
amanecida en cautiverio.

No ignoro que si te pensara en vez
de adivinarte, uno de los dos caería
de inmediato, en esta profundidad
que no se alcanza a sí misma.

Y lo que quede de esta noche,
sería el eje de un mar abandonado 
en desorden, donde tenías el cabello.


Mauricio Escribano 

Imagen Nastya Kaltkina

















                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario