Ay! amor

                                                                                          .
A veces mentía
casi siempre
y le resbalaban las cosas.

Tenía además
un lenguaje maestro
y un corazón precipicio.

Con ella vivía una liebre
y para soñar inhalaba
una rosa.

Del amor creía
que usaba sombrero
y que era el dios
de los muertos.

Así y todo vivía escondida
entre libros de magia
y lo que más le gustaba
eran las dilaciones.

Nunca había besado
pero igual se pintaba la boca
y con un dedo
empapaba su sexo.

No era mansa
más bien invocaba suplicios.

Y eso que era solo
una niña asustada
ocultando su rostro
en mi pecho.


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku 

















                                                                                          .






No hay comentarios:

Publicar un comentario