Musique

                                                                                          .
No podía dejar de ser 
sincera cuando mentía 
y así barajaba las cartas 
adoptando maneras 
combinatorias 
como si tuviera un ojo 
blanco y otro negro 
o una mano caliente 
y la otra fría.

Quiero decir 
que iba despeinada
envuelta en tafetán 
sobre las cornisas
y como dije también 
que una mano volaba 
en la caricia y la otra 
nadaba en la tiniebla. 

O sea que si cerraba 
ambos ojos 
toda ella era un pez rojo 
que ardía por las noches 
en el aire.




Mauricio Escribano
















                                                                                          .


No hay comentarios:

Publicar un comentario