La pluie

                                                                                         .
Miro en el techo
una larga gotera de palabras.
La lluvia quiere abrir la puerta
entrar con sus erizos
sentarse a temblar en una silla.

Gira el picaporte
viene de esconderse en la tristeza
a inundarme de certezas
con el agua de su pelo.

Trae ramas de sauce
un porvenir de arcilla
tan desnuda que no sabe
mantener el equilibrio.

Me diluvia. Se abraza a sus pechos.
Me cuenta del cansancio 
de los árboles caídos de las cosas
que se oxidan con el tiempo.

Dice que en las nubes
ya no hay muertos
ni dioses ni arcángeles.

Solo ella
la que extraña boca abajo
la que llora amordazada.


Mauricio Escribano 

Imagen Luduen
















                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario