Carta para el olvido

                                                                                          .
Ya no hay cómo confundir aquello
que la memoria irá soltando despacito
sin dar más explicaciones.

Es cierto no hay refugio. Nadie asedia
porque sí la pared de un cementerio.
Junto a este muro solo duermen vagabundos
acariciándose el cabello.

Los dos lo sabemos. Las calles también
son asilos y esta bandera de los muertos
todavía es América. Jamás te olvides
de este muro donde la luz libró combate
cuerpo a cuerpo.

El beso, las lluvias torrenciales, el peso
de mi sangre rabiosa de amar lo que no pude.
Ya nos despedimos. Seremos arboledas
de un Buenos Aires anciano del que nada
sabrán los niños.

Tampoco me recuerdo. Por suerte y para 
siempre, crecerán nuevas legumbres
cada abril sobre el olvido.


Mauricio Escribano 






















                                                                                                                                       .



No hay comentarios:

Publicar un comentario