Anegarse

                                                                                          .
Llegó el verano, este inmóvil verano
que brilla en el espanto de las frutas.
Y tú sigues dibujando larguísimas sombras
que van hasta la noche. 

De pie, entre cajas de embalaje, 
bolsos repletos de nosotros, y hojas negras 
caídas donde el viento cerró los postigos 
de esta casa.

A un costado está tu boca, con un miedo
gigantesco, una tacita colmada 
de esqueléticos pájaros. 

Murmullos que yo escucho agarrado
a la caparazón del vino. Cuando guardo 
tu memoria en el estuche inmarchitable 
de una lágrima.

Fuiste demasiada felicidad, para concebir
la disciplina de no verte en espejos simultáneos,
y acariciarte con manos ya muy viejas. 

Sola de mí. Como la muerte que llevo 
en los zapatos.


Mauricio Escribano 

















                                                                                         .



No hay comentarios:

Publicar un comentario