El poeta

                                                                                          .
Este es su ojo, el ojo que sufre,
arrancado a un verso podrido,
el ojo dentro del equipaje,
la cara con bozal.

Ese hombre que invernó
en su corazón, habita el fuego,
y al fuego le llama dios.

Él proviene de otro mundo,
trae fósiles debajo la lengua,
sus palabras desentierran
huesos hiperbóreos,
y los huesos parpadean.

De la tumba que excavó
ha crecido un limonero,
ahora sí, démosle espacio,
dejemos que se trepe a colgar
sus harapos en la luna.


Mauricio Escribano 

Imagen Polina Washington 


















                                                                                           .



No hay comentarios:

Publicar un comentario