Las delicias

                                                                                          .

Ese goce tuyo, flotante, amarillo,
de lamer la herida para fugarte
con la sangre

Pero esta herida mía de maíz
desata su embrujo

Has venido a besar
lo débil y te encontraste
con la selva.


Mauricio Escribano

















                                                                                        .



No hay comentarios:

Publicar un comentario