Así y todo

                                                                                          .

Afuera, no muy lejos de la puerta,
un ruido de lluvia tiene labios, para
decir lo de esta noche:

Que yo, con mi cuchillo corto carne, 
hiervo puerros y zapallos, le doy rienda 
al vino de mi sombra. 

Y hago de esta soledad, todo un manjar 
para tu boca.


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku















                                                                                          .


No hay comentarios:

Publicar un comentario