Punto rojo

                                                                                                                                   
                                                                                                                                       .
Al fondo la luz se hunde en los suburbios
pero aquí aún platea las ventanas de los edificios.
Un silencio de lavandas muestra su lengua perfumada, 
clava sus dientes en mis ojos. 

Estoy solo en el turno del crepúsculo, 
vaciándome de tinta, obligado a pensarme
entre gente que vuelve del trabajo a ser sí misma. 
Así también, yo vuelvo a mi propia oscuridad, 
iluminando los papeles de mi mente. 

Y en este pequeño caminar, sumergido en sueños 
de abandono, busco gramos de locura en pasillos diminutos. 
Un fantasma de mujer, que aún distinga mis pasos 
entre todos, cuando llegue a abrir la puerta.


Mauricio Escribano 

Imagen Analía Manetta


















                                                                                         
                                                                                         .



No hay comentarios:

Publicar un comentario