En plena calle

                                                                                         .

Recorrí el viejo San Telmo
entré a todos los mercados
buscando el recuerdo de tus besos
revisé cada intersticio entre budas
de marfil y arañas de alabastro.

Caminé con una estatua
buscando los caireles de tu risa
en alguna latitud inalcanzable
se largó a llover de pronto.

Para saber de vos, miré a los ojos
cada cuadro, cada figura de bronce,
les pregunté si sabían de una enorme soledad 
que se extiende como el polvo.

Antes de irme, a los relojes de pared
les di la hora. Aún llovía en algún sitio.
Froté mis ojos y pensé: Que si había 
otra esperanza, era el olvido.


Mauricio Escribano 

Imagen Jacqueline Aguilera
y Analía Manetta


















                                                                                          .


No hay comentarios:

Publicar un comentario