La llegada

                                                                                          .


Llegaste de un pasto gris de catarros 
y tristezas, buscándome a tientas
con tus manos sucias, y esa tos 
que te obsesiona con la duda.

Yo vi que en tu pelo había papel soñado
y plumas de tormenta. Tenías el sabor final
de lo infinito. Tan desnuda de amor bajo la hiedra 
que tus pezones germinaban en mi boca. 

Nunca sabré si me amabas o te abría 
mi temperatura. Quizás fue instinto de llanto. 
No lo sé, mconfundiste. Quizás querías un poeta 
y no un enamorado.


Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku


















                                                                                         .


No hay comentarios:

Publicar un comentario