Entre tus ojos y el crepúsculo

                                                                                         .


Vos mirando el andén desde una ventana
con poca memoria. Otra vez tus ojos 
partiendo desde agosto en ese tren que va 
a la luna y es algo así como estar triste.

Te me vas ahora, sin prisa. Igual que un 
caracol que llora sus caminos. Los trenes 
son embudos, microscópicos finales.

Yo hablaré con el crepúsculo. Tendré 
la costumbre de arrinconar mi boca 
en la escama del vino. Cada vez más
me quedaré con esta piedra de melancolía.

Vos me la regalaste. Mientras leías 
con los dedos los hilos de la lluvia. 
La guardaré inaudible hasta que seas 
vieja y en un delirio me la demandes.





Mauricio Escribano 

Imagen Oleg Andreev

















                                                                                           .



No hay comentarios:

Publicar un comentario