Nacho Wiski "El pájaro canta porque está encantado"

                                                                                                                                      .


Quizás algún día escriba un libro sobre la vida de Nacho, porque Nacho lo merece. 
Lo que no sé, es si yo merezco escribir sobre su vida. Este muchacho fue el ídolo de todos, 
inmediatamente, irremediablemente, al entrar en su atmósfera (si él te dejaba, mientras 
él lo quisiera) pasabas de la admiración al amor sin darte cuenta. Nacho despertaba amor 
en la gente. 

Era un maestro, pero uno de esos Maestros que te hacían sentir querido. Con la misma 
profundidad que se burlaba de las formas, veneraba los contenidos, o sea el alma, lo auténtico 
de las personas. Nos rescataba de la idiotez, y aún nos rescata, sencillamente con su ternura. 
Encontrarse con Nacho casualmente, siempre en los lugares más absurdos e impensados, 
era como encontrarse un unicornio. Un verdadero encuentro con lo insólito. 

En un barcito de Paraná y Lavalle por ejemplo, me enseñó a usar alas de mosca como lupas, 
para leer la letra pequeña de la vida. Te adivinaba, te hacía reír mucho, te dejaba un pedacito 
de zurdo en el bolsillo, a cambio de una copa y un abrazo. Que era poco para tanto, casi nada. 

Como dije era un muchacho, un joven viejo cuando fue joven, un viejo joven cuando fue viejo. 
Y los muchachos de antes no usaban alplax, le entraban al vino, a la ginebra y en este caso 
al wiski que hacía honor a su apellido. 

Músico, poeta, cantautor, maestro, tanguero de ley, bohemio perdido. Nacho fue todo eso y algo más. 
Ese algo más, que es imposible de clasificar y tienen los ídolos.

                                                                        *

Hoy no sé bien cómo, pero estuviste presente todo el día. Será que en unas horas cumplo cincuenta 
y estoy más sensible. Te extraño primo.









                                                                                                                                        .


                                                                                                                                     

1 comentario:

  1. Bendito sea el día en que llegaste a este mundo, espero que sean cuales sean los caminos que sigan los pasos de tu corazón tengas un hermoso camino y que al andar dejes huellas de bondad y de ternura como sabes tan bellamente, te deseo la dicha plena del instante a cada instante y te agradezco tu paso por mi senda. Namasté 1.04 am, 14-09-2016

    ResponderEliminar