Por si acaso

                                                                                          .
Donde hay luz hay sombras. 
Basta un arenal, un verbo hecho trizas 
y un rastro en penumbras 
para que la claridad se deforme. 
Allí sobre un alambre callado, 
todo el viento es una grulla, 
y el campo asoma su cabeza 
buscando un guante negro. 
Será que para caber en lo que fuimos, 
se necesitan estatuas de piedra pensativa. 
Horas y horas de apaciguar la cintura, 
aun cuando nadie detenga el silencio. 
Como una piedra de papel 
desapareciste en la tormenta. 
Era imprescindible diagramar el agua. 
Ya con gubias de alondra he tachado tu nombre. 
Sin embargo también he mirado en tus ojos. 
reproduciendo el milagro 
archivé tu humedad en flamantes cajones. 
Por si acaso mi amor. Tropezando en la luz 
un relámpago inmenso te abriera el vestido, 
encontraras mis manos.


Mauricio Escribano


















                                                                                          .



No hay comentarios:

Publicar un comentario