Días de algarrobo

                                                                                          .


Creí que callabas
que cabías en las grietas
como el viento que busca claridad
en las tuberías.

Pero la noche humedece tus zapatos
y no quiero saber de tus vendajes
después de tus pies en la tormenta.

El hombre que te ama
lleva el mar en sus testículos
se queda solo en lo más hondo
copiando insomnios a las tres de la mañana.

Si al menos callaras 
por oficio de agua subterránea
te saldrías con la tuya 
y aún cometiendo todas las torpezas 
lloverías en mi boca.


Mauricio Escribano

Imagen 美撒郭

















                                                                                         .




No hay comentarios:

Publicar un comentario