Atributos

                                                                                          .
Debí haber usado piedras de mayor tamaño,
más eficaces, quizás no alcanzó con haberlas
arrancado de la bruma, ni robárselas al musgo.
Ahora lo sé, su piel de delicada agricultura lo
demanda, y ayudado por sus ojos, logro entender
estas cuestiones.

No fallaron los compases ni los cinceles de cantería,
ni estas manos favorecidas por sus rituales. No esquivé
el peligro de sus piernas diplomáticas, que al contacto
con las propias aliviaban ansiedades. Al contrario, la
acaricié con muérdago trasnochado, para provocarle
aún más visiones.

Quise prolongar su vida, pulir hasta el divino escalofrío
en sus pezones. Cada muslo, cada vena donde me apoyaba
amoroso. Modelar con exactitud las flores enredadas a su pelo,
su vientre angélico perlado en el autismo de mi semen. Nunca
trabaje tanto en transformar la piedra, en redondear su sangre.
Me fue imposible tallar lo eterno en los cristales.


Mauricio


Katia Chauseheva







                                                                                                      .







No hay comentarios:

Publicar un comentario