Límites de agua

                                                                                           .

Es habitual que ronde este camino
inundándome de grises 
mientras te busco en la renuncia 
y la lluvia se empecina 
en borrarte de mi vida
para siempre. 

Nadie sabe de este hierro 
que se moja
de este musgo que me pesa
de estos ojos empapados
en ginebra. 

Solo pido que la luna 
con un gesto nos aplique 
la ley del desencanto. 

Y en un charco de tinta abandonada: 

Ya no vea tu espejo vivo
ni mi eléctrico fantasma
ni este fuego que no enciende 
bajo el agua un cigarrillo.



Mauricio Escribano 


Imagen Katia Chausheva 





                                                                                                 
  







                                                                                                .



2 comentarios:

  1. Una súplica de olvido acompañado con una música que nos sumerge aún más en el poema. Una exquisitez.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cris, la exquisitez en tus palabras.

    ResponderEliminar