Mientras callas

                                                                                                                               
                                                                                                                                    .                                                                          
           
He cobijado la miseria y ahora me acurruco
de espaldas a la brutalidad del viento.
Aún queda mi silueta y la soledad que está
siempre en su sitio mientras todo se borra.

Pensar que yo venía a abrazarte, venía feliz,
como un ser leve y bello que confiaba
en tu desorden, en lo que dejaste al principio
y hoy entristece el amor que me atribuyo.

Todo ha sucedido, pero sobre todo la tristeza,
yo pensaba abrazarte sin fronteras, como
a un taller de golondrinas, como a un enorme
pez de luz que me llevara hacia aguas respirables.

Y me encontré con tu cabello desclavado,
un mecanismo de botellas y de polvo
cuchicheando lo que ignoro de tus labios,
y aquellos nomeolvides echados al lavarropa.

Mi gata está asustada debajo de la mesa, 
sin embargo me gana el impulso de abrigarla 
contra este eco de postigos que se cierran,
porque acaso sea ese el único amor que quedó intacto.

Mientras todo lo demás va borrándose de a poco,
huyendo de nosotros donde el fin no tiene limites;  
todo, menos esta especie de felicidad escondida 
que es la poesía de amarte. 




Mauricio Escribano 

Imagen Laura Makabresku






                                                                                            .



1 comentario:

  1. Tristeza, amor y desamor, siempre unidos, siempre de la mano.

    ResponderEliminar