Promise

                                                                                     
                                                                                         .


Nos dejamos el gualicho de mirarnos
y ahora ya sos como el oro, un mineral
desnudo que afiebra mi torso en las higueras.
Y sé muy bien que te disculpas, como ellos
quieren que lo hagas. Mientras te sacas
la pelusa con tus dedos delicados.

Ellos se irán, estarán conformes. No saben
que andarás atolondrada echando humito
de locomotora, para verme como loca
en la florescencia de una uva.
No los dejarás saber tanto, les sería
monótono entender este trocito de amor
que nos queda.

Les dirás que mi lengua entró en tu boca
como podría haber entrado una mosca.
Pero jamás que llevas los labios negros
por enchufarnos un beso de cien mil voltios.
Ellos se irán por pasillos de humedad,
desestimando que nos dimos la clave
del verano.

No te imaginan con la nariz llena de dulce
de leche, ni rondarán tus batallas silenciosas.
Omitirás mencionarles tus liturgias, que te
montas en tus dedos pensando en mi sonrisa
de doscientos caballos de fuerza.

Y no sabrán nunca que nos dejamos
esta segunda parte por azar,
al dejarnos tan lejos.




Mauricio Escribano 

Imagen Katia






                                                                                                                                                 













                                                                                                                                                  .



No hay comentarios:

Publicar un comentario