A rabiar


.

Sabes que te extraño. Maldita seas.
Del lado en que un beso dejó en esta
piel tatuada tu ancla . Y te extraño
desnudo. Maldita seas. Como un
felino que asoma en la nieve sus ojos
profundos.

Digámoslo así. Tú eres la
noche que llueve en mi alma.



Mauricio Escribano



. Imagen. Qué sé yo











.

1 comentario:

  1. Maravilloso poema mi buen amigo. Un beso grande, porque me alegras el alma.

    ResponderEliminar