Ocurre que

                                                                                  .

Eres de la misma forma que tienen
mis silencios, una suerte de cortina
movida por el viento. Quiero decir
que mi piel se eriza con tu ausencia.
Que te escondes en jarrones donde
nunca puse flores y aun así perfumas
esta casa. 

Además, luego emigras no sé dónde,
con la sombra de mis labios.


Mauricio Escribano 


















                                                                                  .



No hay comentarios:

Publicar un comentario