Decirlo no basta

                                                                                          .

Solía soñar que eras buena
y necesaria. Pero ya ves
no tengo nada para darte.
Huí al bosque. No me busques.
Solo hay panteras en mis hombros.
Me caminan por el cuello
se me cuelgan de los ojos
están haciendo que la noche
me devore de repente.
Si queda algo por salvar
que sea el aire sin respuestas
la hora en punto del silencio
el orden negro de los días
que nos quedan por delante.


Mauricio Escribano

Imagen Oreste Messina
















                                                                                           .



No hay comentarios:

Publicar un comentario