Cara o cruz

                                                                                  .
Todavía quedan luces pensativas,
luceros diminutos colgados de
algún cable. 

Justo ahora que el tiempo 
nos asedia detrás de las cortinas,
todavía quedan luces silenciosas 
con la forma del olvido. 

Ya lo sabes, no hace falta 
que te hable estando en curda, 
con la voz de las estrellas que 
se apagan. 

No te muevas. Que en tus muslos 
duerman tibias mis palabras.



Mauricio Escribano 

Imagen Lauren Simonutti






















                                                                                                                   .



No hay comentarios:

Publicar un comentario