Apenas tiempo

                                                                                                                 .

Ahora todo me convida con la luz
y la luz levanta vuelo como antes
cuando era tuya cada estrella
y a donde iba te llevaba al lado mío
sin que estuvieras tu presente.

Será que ahora ya soy parte de mi historia
o sea el testigo vivo de mi muerte
y es necesario que lo diga, que se
lo extraiga con prudencia a mi memoria.

He sido tuyo. Anduve por tu sangre
enredadora. Forje con ramas húmedas
el fuego tras la lluvia. Ni aquel gigante
submarino me detuvo. No podía
respirar fuera del agua. 

He sido tuyo lo confieso. Olvide 

a la que me amaba con lágrimas de trigo, 
rechacé caderas de sirena, hembras 
de nuca abrillantada y paganas afluencias. 

Recorrí tu cuerpo entero sin tocarte. 

Enamorado de tu melancolía. No me arrepiento. 
Aunque ya soy ese hombre que encontraste 
en un poema pensativo y hace tiempo estaba
triste. Inmóvil mía. 

He salido de tus ojos. He brotado entre salmones. 

Y si ahora te menciono es porque sé de dónde vine
a dar conmigo.



Mauricio Escribano

Imagen Katia Chausheva

















                                                                                                                                 




                                                                                                           .

No hay comentarios:

Publicar un comentario