Acta de invierno

                                                                                                                  .


Aquí dentro nos olemos como bestias, nos amamos
como bestias. Somos lo que el otro necesita. A veces
vos llorás sobre mi piel y yo me convierto en un pez globo.
Otras lo hacemos al revés en un trapecio. Y de pronto
nos caemos. Nos desconocemos por completo. Somos lo
que el otro no sabe. Y me pregunto cómo puede ser que
siempre vaya a dar contigo. O mejor dicho. Con la palabra
que atraviesa. Quizás desde la infancia nos ladre un perro
triste. Lo oiremos en los huesos. Nos pondrán sobre la mesa
pedacitos de nostalgia. Un acta de invierno con sus mandarinas
negras. Y por ahí habrá un poema incontenible anunciando que
hallaremos diagonales para el mito. Es decir que vos llorarás
sobre mí y yo respiraré bajo el agua.




Mauricio Escribano











                                                                                                                                   .




1 comentario:

  1. Maravilloso poema, lleno de dulzura y de nostalgia. Gracias Mauricio, eres grande! Un beso.

    ResponderEliminar